La higiene bucodental es decisiva para la salud general. En esta sección publicaremos trucos útiles y prácticos regularmente para mantener la boca sana y fresca. Te informaremos a través de nuestras redes sociales cuando tengamos novedades.

  • Bruxismo

    ¿Qué es el bruxismo?
    El bruxismo es un hábito muy perjudicial que se desarrolla inconscientemente. Lo sufren un 70% de la población española, aproximadamente. Suele ser una patología nocturna, pero hay ocasiones en las que los pacientes bruxan durante el día. El bruxismo consiste en rechinar, apretar y producir sonidos con los dientes. Suele aparecer a edades tempranas (adolescencia) y afecta en igual medida a hombres que a mujeres. La causa de su aparición se asocia con el estrés y con los trastornos del sueño.

    Signos y síntomas
    Este hábito puede producir dolores de cabeza, oído, cuello, mandíbula, articulación temporomandibular, hipersensibilidad, irradiaciones de dolor, desgastes oclusales, roturas y fisuras de los dientes, alteraciones en la masticación e insomnio.

    Tratamiento
    Hoy en día tenemos varios tratamientos muy efectivos como:
    -Férula de descarga: es un aparato de resina que se hace a medida de cada paciente, se suele utilizar al dormir, pero hay casos en los que los pacientes tienen que llevarla durante el día. SE utiliza para descargar tensión y así evitar roturas, fisuras, desgastes dentales o problemas en la articulación temporomandibular.
    Ejercicios de Relajación: recomendar al paciente hacer actividades que le relajen: deporte, yoga, etcétera.
    Hay casos en los que estos métodos no les sirve, y el médico les receta medicamentos relajantes, para la ansiedad y el estrés.
    Fisioterapia: es una elección terapéutica muy eficaz, siendo incluso de ayuda en la disminución del tono muscular que puede ayudar a paliar los efectos del bruxismo.
    Bótox: Las inyecciones de bótox, pueden ser útiles para algunas personas con bruxismo grave que no responden a otros tratamientos.

    ¿Cómo se diagnostica el bruxismo?
    La mayoría de los pacientes desconocen el bruxismo y se suelen diagnosticar en la clínica dental en revisiones rutinarias o en momentos que empiezan a aparecer síntomas de dolor y sensibilidad.

    María Nabais Coelho .Higienista Dental @higienistafeliz

  • Halitosis o Mal Olor de Origen Bucal

    Definición: Olor desagradable emitido por la boca.
    Incidencia: Aunque no existen estimaciones fiables, su prevalencia se cifra hasta en un 50%.
    Etiología, factores de riesgo: Los análisis por cromatografía de gases del aire expulsado de la boca de personas con cualquier tipo de halitosis, han demostrado que los principales gases causantes, son compuestos volátiles de azufre (sulfuro de hidrógeno, metilmercaptano y dimetilsulfuro).

    Tratamiento:
    *El uso regular de un enjuague bucal puede reducir el olor del aliento (clorhexidina, cloruro de cetilpiridino, lactato de zinc, dióxido de cloro, aceites esenciales, peróxido de hidrógeno, fluoruro de sodio….)
    *Raspado de la placa bacteriana del dorso de la lengua.
    *Determinados dentífricos a base de cloruro de zinc.
    Pronóstico: No existen pruebas concluyentes entre los investigadores, sobre el pronóstico de los diferentes tratamientos sobre el pronóstico de la halitosis de origen bucal.

    Conclusiones:
    Los enjuagues bucales usados regularmente (con clorhexidina, zinc, peróxido de hidrógeno u otros agentes antimicrobianos), la limpieza y el cepillado o raspado de la lengua, parecen resultar de utilidad en el tratamiento de esta patología.

  • Reflujo Gastroesofágico y Salud Oral

    La enfermedad por reflujo gastroesofágico es un trastorno de la motilidad gastrointestinal, que se produce por el reflujo del contenido del estómago hacia el esófago y la cavidad oral, provocando una serie de síntomas y complicaciones.
    Tiene una incidencia entre el 10 y el 30 % y está aumentando en relación con los cambios en el estilo de vida moderno y los hábitos dietéticos.
    El reflujo parece ser causante, además de la inflamación de la mucosa oral, de alteraciones en los dientes, como caries y problemas de erosión. No obstante, actualmente, los mecanismos productores de las alteraciones dentales que provoca esta patología siguen siendo poco conocidos, habiéndose propuesto por los investigadores diferentes hipótesis, tales como la reducción de la capacidad amortiguadora de la saliva, la modificación de la flora microbiana bucal, o los efectos acidificantes del reflujo. No obstante, las opiniones al respecto siguen siendo controvertidas.
    Nansi López Valverde
    Coodirectora de Avances en Higiene Bucodental

  • Oscurecimiento de los dientes
    Causas
    Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

    Las causas más comunes que manchan o amarillean los dientes son:
    • Tabaco.
    • Líquidos de color oscuro como café, coca cola, té y vino tinto.
    • Una higiene bucodental deficiente .
    Además, el envejecimiento hace que los dientes sean menos brillantes a medida que el esmalte se hace más delgado y la dentina se vuelve más calcificada y oscura.
    Existen un tipo de manchas que se localizan en el interior del diente que se denominan manchas intrínsecas. Pueden estar causadas, por ejemplo, por la excesiva exposición a flúor mientras los dientes están en desarrollo.
    También determinados antibióticos, tales como la tetraciclina, pueden manchar los dientes del niño si son tomados por la madre durante el embarazo o por los menores de 8 años. Los traumatismos dentarios son también causa de oscurecimiento por la necrosis pulpar.
    Nansi López Valverde
    Coodirectora de Avances en Higiene Bucodental

  • Efectos del alcohol en la salud oral
    Consejos si bebes alcohol

    Tener suficiente saliva es importante para mantener la boca limpia y sana.
    Fundamentalmente, la saliva ayuda a diluir o lavar los ácidos dañinos producidos por la placa. Pero, cuando bebes alcohol, la producción de saliva se reduce, lo que puede causar deshidratación y puede contribuir a la acumulación de placa. El abuso del consumo de alcohol, a largo plazo, puede conducir a una serie de patologías, tales como: Enfermedad de las encías, formación de caries, cáncer oral o xerostomía (boca seca).

    Si bebes alcohol, estos son algunos consejos para ayudarte a mantener la boca saludable:

    • Bebe con responsabilidad y moderación.
    • Bebe mucha agua. Beber agua puede ayudar a limpiar la boca de alimentos y ácidos, especialmente después de comer.
    • Cepíllate y usa hilo dental diariamente.Es muy importante el uso del hilo dental en tu rutina, ya que el cepillo de dientes no llega a los espacios interdentarios, donde se pueden formar sarro y placa dental.
    • Visita al dentista. Visítalo regularmente para reducir la acumulación de sarro.

    Nansi López Valverde
    Coodirectora de Avances en Higiene Bucodental

    Imagen de bridgesward en Pixabay