¿Estás teniendo problemas con tu prótesis dental? ¿Te duele la boca cuando usas tu prótesis dental?

No te preocupes, podrías estar sufriendo de estomatitis protésica. Una afección un tanto molesta, pero de fácil solución.

¿Sabías que la higiene oral es fundamental para prevenir la estomatitis protésica? En este artículo, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la estomatitis protésica y cómo mantener una buena salud bucal.

Estomatitis protésica: Una afección común en personas que usan prótesis dentales removibles

La estomatitis protésica es una inflamación de la mucosa oral que afecta a un gran número de personas que utilizan prótesis dentales removibles. Se trata de una afección causada por la proliferación de un hongo denominado Candida Albicans, que provoca una inflamación crónica de la mucosa oral en contacto con la prótesis removible.

La estomatitis protésica puede causar diversos síntomas, que incluyen enrojecimiento y ardor en la mucosa oral, úlceras y sequedad en la boca.

Causas de la estomatitis protésica

La falta de higiene bucal adecuada, la mala adaptación de la prótesis y la presencia de una prótesis en la boca durante períodos prolongados, así como padecer alergia al material de la prótesis, pueden favorecer la aparición de esta afección. Además, el tabaquismo y la diabetes, también pueden ser factores de riesgo.

Prevención de la estomatitis protésica

Es importante que las personas que usan prótesis dentales realicen una buena higiene oral para prevenir la aparición de la estomatitis protésica. Esto incluye cepillarse los dientes y la prótesis después de cada comida, usar elementos de higiene interproximal, un enjuague bucal adecuado, y acudir regularmente al dentista para controlar la adaptación de la prótesis. Para cepillar las prótesis, es recomendable usar un cepillo para prótesis o cepillo de uñas y jabón de manos. Es importante limpiarlas tanto por su zona externa como interna (la que está en contacto con las mucosas). Una vez a la semana, se puede utilizar una pastilla limpiadora. Las mucosas sobre las que se apoya la prótesis también hay que limpiarlas con una gasa, empapada en agua o en colutorio.

Otra recomendación es quitarse las prótesis por la noche para dormir. Y, al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, no hay que guardarlas mientras tanto en un vaso de agua, sino que tienen que estar en seco, limpias y almacenadas en su caja de prótesis.

En conclusión, mantener una buena higiene oral y acudir regularmente al dentista son fundamentales para prevenir la estomatitis protésica y tratarla en caso de que aparezca.

Laura Mercado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *